Microsoft no borra nuestros archivos ni la suite de Office de nuestro PC cuando caduca la suscripción.

Podremos abrir cualquier archivo y consultarlo sin ningún problema, pero hasta que no volvamos a renovar la suscripción, no podremos editarlos.

A continuación mostramos una serie de capturas de pantalla de lo que ocurre cuando tratamos de usar una versión de Office 365 en la que nuestra suscripción ha llegado a su fin.


Captura de pantalla con Office 365 caducado




Captura de Office 365 con la suscripción caducada



Captura del menú de opciones de Office 365 sin suscripción activa



En cualquier momento podremos renovar nuestra suscripción y volver a tener el software funcionando de manera correcta y actualizado a la última versión. De esta manera, si en un momento dado decidimos cancelar nuestra suscripción a Office 365 o no renovarla, sabremos que nuestros ficheros no corren peligro y que podremos cambiar de opinión en cualquier momento.